El Jarrillo Lata

Hoy entrevistamos a Sonia, la responsable de la tienda sevillana «El Jarrillo Lata». Un nuevo concepto de compra responsable donde el plástico y el residuo brilla por su ausencia.

El Jarrillo Lata en su sede de la Calle Feria.

¿Qué es El Jarrillo Lata?
El Jarrillo Lata es una idea que comienza con la necesidad de facilitarle la vida a la gente, de acercar al barrio, al (a la) ciudadano/a de a pié las herramientas para demostrar que una vida más sostenible es fácil, barato y gratificante, y de esta forma ya no hay «peros» que valgan.  Mi idea era ponerle las cosas fáciles a la gente, yo os busco los productos, miro sus caracteríticas, me aseguro que cumple los requisitos que deben tener los productos a un nivel social, ambiental y demás y os lo pongo en bandeja, así os ahorro trabajo y tiempo y os doy soluciones, y apoyo, que también es muy importante, porque véis que no estáis solas o solos y eso da ánimo y ganas de más, de seguir mejorando, de apuntarse a esta lucha, motiva.

¿Quién está detrás de este proyecto?
Detrás de esta locura está una licenciada en Ciencias Ambientales a la que siempre le ha gustado mucho el tema «basura» y que divide su tiempo a la conservación de fauna, murciélagos más concretamente, y la tienda. Una vida completa y apasionante diría, me encanta lo que hago cada día. El tema residuos me gusta mucho porque creo que el sistema que tenemos actualmente no funciona y está muy obsoleto, en él se potencia el consumismo (impulsado por las grandes corporaciones), el sobreempaquetado (impulsado por las mismas grandes corporaciones) y el desperdicio (¿lo vuelvo a decir?), todo esto debería cambiar de manera radical y ya, y aunque afortunadamente lo está haciendo gracias al granel y gracias a la juventud que viene empujando fuerte, no lo hace ni a la velocidad que se requiere ni de la forma que se necesita. La solución no pasa por cambiar un tipo de envase por otro, si no por deshacernos del envase. Pero claro, el «greenwashing» vende más, ¿he nombrado ya a quienes manejan el cotarro? Además se nos ha vendido mucho el reciclaje, y eso está muy bien, pero para lo que se recicla, para todo lo demás no.

¿Cómo surge esta idea?
La idea surge de la corriente zero waste o residuo cero que ya se estaba moviendo de manera importante en otras partes del mundo. Vivir una vida con el menor impacto posible en el planeta al menos en cuestión de recursos y residuos es más sencillo de lo que parece, y este movimiento lo demuestra y lucha contra lo preestablecido, el consumismo y la incoherencia.  Cuando vives o viajas a otros países ves cómo se hacen las cosas (que no digo que lo hagan mejor ni peor) y te das cuenta de que hay soluciones, hay alternativas, y de que la sociedad es muy moldeable y nos habituamos a lo que nos van imponiendo, así que porqué no imponer cosas buenas mejor que malas.

¿Qué tipo de contenidos/actividades/servicios ofrecéis?
Pues de momento y debido a estoy yo sola, solo tenemos el servicio tienda física, aunque estoy intentando montar la tienda online, pese a que esto me supone muchos conflictos internos,  desplazamientos, huella de carbono, embalaje, etc. Hemos organizado algunos talleres con Greenpeace y algunos intercambios de ropa con un bar local «La Madriguera de Mai» y la idea es seguir moviendo actividades de este tipo por el barrio y ampliar conciencia. También he participado en algún debate, algún paseo por el barrio, etc. Los productos que vendemos sirven para evitar el uso innecesario de plástico, son objetos, como botellas, bolsas, cósmetica sólida, envoltorios, etc, no hay comida, aunque sí que tenemos productos de limpieza a granel y materias primas para que te los fabriques tu misma. La idea es un poco volver al pasado, donde el plástico aun no había irrumpido en nuestros hogares y nuestros enseres eran de otros materiales y teníamos otra forma de hacer las cosas, volver al pasado no siempre es malo, y este ejemplo lo demuestra. De ahí también viene un poco el nombre de la tienda y del dicho » eres más apañao que un jarrillo lata».

¿A qué público váis dirigidos?
El Reducir (con mayúscula y como concepto) no tiene edad, ni sexo, solo tiene voluntad. Este es un tema que debería de preocuparnos a todos y todas y afortunadamente así es, aunque no seamos muchos, todavía. Aunque hay que admitir que el cambio en esta sociedad lo están haciendo las mujeres, son ellas en un porcentaje muy elevado las que se mueven, se preocupan, educan a su círculo y además somos nosotras las que estamos emprendiendo proyectos sostenibles y en esta línea. Viene mucha gente joven, muy joven, estudiantes la mayoría, con menos recursos económicos y pese a ello no suele importarle, saben que es mejor uno de diez que diez de uno. La idea de estos productos es que sean muy duraderos, entre otras cosas porque son buenos, además están fabricados con materiales de buena calidad y en condiciones laborales justas, entonces eso hay que pagarlo, pero es algo que sabes que sale rentable y se amortiza, aunque tengas que hacer una inversión inicial. Como todo en esta vida es cuestión de prioridades.

¿Qué objetivos os marcáis a corto-medio-largo plazo?
De momento estoy centrada en poder poner la tienda online en funcionamiento y crear sinergias con otros comercios locales para hacer actividades que movilicen al vecindario.

¿Crees que un blog le aporta valor a una empresa? ¿Cómo?
Todo lo que está en internet aporta valor y, evidentemente un blog también, aunque hoy en día con las redes sociales y lo rápido que vamos, a veces es más práctico algo corto con mensaje claro que mucha información, porque no tenemos tiempo, todo lo hacemos corriendo, leemos en diagonal y nos quedamos con los puntos claves. Pero está claro que está genial que la gente se informe y nos cuente su experiencia, nos hace sentirnos acompañadas/os.

Si le pidiera a la persona más cercana a ti que te describiera en una palabra, ¿cuál sería y por qué?
Últimamente me dicen que valiente, por haberme metido en este embrollo yo sola, otras dirían que cabezota, que además yo creo que es totalmente compatible y necesario para esta aventura, aunque yo creo que he sido bastante impulsiva, porque estas cosas si lo piensas mucho no lo haces, jaja, aunque yo lo había pensado muchísimo, por lo que quizás no estén tan equivocados/as.

¿Qué consejo le darías a una persona que está pensando inagurar un proyecto como el tuyo?
Paciencia y consistencia, hay que tener muy claro lo que se quiere tener en este tipo de proyecto y hay que ser muy consecuente con las decisiones que tomes, aunque no sean fáciles y aunque a veces te contradigas a ti misma. Yo dije que nada de plástico y aquí me tienes vendiendo productos que están fabricado o tienen alguna pieza de plástico, pero es que el plástico bien usado y de calidad no es malo, lo malo es el mal uso, su mala gestión y la mala calidad. ¡Y mucho ánimo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *